Cómo hablar con su hijo sobre temas difíciles

A veces, los niños nos hacen preguntas que nos incomodan y no estamos seguros de qué manera responder. Los temas de esas preguntas que más nos intimidan a veces son los mismos que nos enseñaron a ocultar a la mayoría de nosotros: sexualidad, drogas, religión, política, guerra y sufrimiento humano.

En una época existía una separación entre el mundo de los adultos y el de los niños. Ellos ni siquiera tenían conciencia de estos temas hasta que alcanzaban la adolescencia. Esa época ya es tiempo pasado. En parte, por los medios de comunicación, los niños de hoy están expuestos prácticamente a todo.

De modo que, como padre, debe estar preparado para poder guiar a su hijo a través de este mundo cada vez más complejo. Aquí tiene consejos que le pueden servir de ayuda cuando su hijo hace esas preguntas que lo dejan helado:

  • Antes que nada, respire. Tómese su tiempo si no ha tenido mucha experiencia hablando sobre estos temas.
  • No está mal decir "no lo sé" o "encontremos juntos la respuesta a tu pregunta en un libro o en Internet". No sienta que el niño tiene que ser un experto en todos los temas.
  • Hágale preguntas a su hijo para saber por qué está interesado en eso y qué es lo que ya entiende sobre el tema. Bríndele suficiente información "de acuerdo con su desarrollo" hasta que sienta que respondieron a su pregunta.
  • No sienta que debe explicar cada uno de los aspectos sobre el tema. Confíe en que habrá más oportunidades para volver a abordar temas con su hijo.

Trate de proteger a su hijo de la información de los adultos —apague el televisor (especialmente los noticieros), preste atención a las clasificaciones de las películas y videojuegos, sea consciente de las conversaciones adultas cuando el niño está en la habitación. Recuerde que no puede proteger por completo a su hijo del mundo. Protéjalo del mundo pero también enséñele la manera de vivir en él.