Amar a los niños de forma incondicional

¿Los padres aman a sus hijos?  Por supuesto que sí.  La cuestión importante que deben considerar todos los padres no es si aman a sus hijos sino cómo lo hacen.

La mayoría de los padres con los que he trabajado durante años me han dicho que sus elecciones de crianza son el resultado del profundo amor que sienten por sus hijos.  Sin embargo, algunas de esas elecciones de amor pueden tener efectos negativos luego en la vida:

  • Los padres que compran todos los juguetes que el niño pide pueden crear adultos materialistas que esperan todo del mundo y que tienen poco sentido del valor.
  • Los padres que presionan a sus hijos a obtener las mejores notas, a ser los más bonitos o a ser atletas estrellas pueden crear adultos tristes o personas extremadamente competitivas centradas en lo externo.
  • Los padres que quieren ser "amigos" de sus hijos pueden crear adultos indisciplinados con falta de sentido de seguridad
  • Los padres que hacen todo por sus hijos, sin querer que nunca experimenten el dolor del fracaso, pueden crear adultos que nunca se arriesguen (o que en la adolescencia sean extremadamente arriesgados)
  • Los padres que disciplinan por demás a sus hijos pueden crear adultos que no puedan resolver problemas por sí mismos.

A la hora de elegir cómo demostrar amor a los hijos en su crianza, pregúntese si estará ayudando a formar seres humanos independientes, realizados, alegres, imaginativos, satisfechos, capaces de dar y recibir amor por ellos mismos.

Aquí está la respuesta, simplemente ame a sus hijos de forma incondicional.  Asegúrese de que sus hijos sepan que su amor no se basa en lo que ellos hagan o dejen de hacer.  Ámelos porque su existencia es un regalo para usted y para su mundo.

Respetuosamente,

Richard Cohen, M.A.

Vicepresidente, Educación