¿Cómo aprende su hijo?

"Mi hijo sabe el abecedario. ¡Miren qué inteligente es!"

"Cariño, muéstrale a la abuela que puedes contar hasta diez".

¿Esto le suena familiar o lo escuchó de alguien que conoce y que es padre de un niño pequeño? Lo más probable es que la respuesta sea "sí". Nos sentimos muy orgullosos de ver que nuestros niños están aprendiendo; que son capaces de hacer y pensar más de lo que creíamos. Queremos compartir este placer con todo el mundo.

Pero, ¿qué significa realmente ser "inteligente"? ¿Contar o decir el alfabeto son indicadores de aprendizaje? Sí…y no. Si bien es cierto que estos son signos de que sus hijos pueden memorizar números o letras que se les enseñaron, no es el tipo de aprendizaje o el pensamiento crítico que le ayudará a desenvolverse en su educación futura y durante su vida. La habilidad para memorizar aparece en la etapa temprana de la vida, y se utiliza solo la parte del cerebro destinada a la memoria.

Las habilidades de pensamiento crítico se desarrollan un poco más tarde, al vivir, a través de la prueba y el error, al notar las causas y los efectos, al cometer errores. Estas experiencias de vida ejercitan simultáneamente muchas partes diferentes del cerebro y nos permiten "ejercitar nuestro cerebro en general".

Su hijo en edad preescolar (y menor) puede beneficiarse con el uso de tarjetas y de libros de ejercicios que le permiten acumular más información, más reglas y más hechos. Pero si esta es la manera en que pasan la mayor parte del tiempo, el verdadero valor de los primeros años de vida no se ha utilizado correctamente. Este es el momento en que los seres humanos construyen las bases cognitivas que duran toda la vida. Este es el momento en que su hijo empieza a aprender, a saber cómo resolver problemas y a pensar. Además, este es el momento de comenzar con la práctica de las habilidades sociales, de lidiar con el manejo de las emociones, de aprender cómo usar los músculos del dedo meñique para sostener un lápiz y de aprender cómo usar los músculos más grandes de la pierna para escalar.

En la mayoría de los casos, las habilidades de pensamiento crítico o de resolución de problemas se aprenden del adulto que los cuida, como de usted o del maestro de su hijo. Nosotros le ayudaremos a que su hijo utilice las diferentes partes del cerebro, las partes que no solo se encargan de la memorización, sino que buscan establecer un sentido para que las cosas tengan un significado. Estamos allí para ayudarle a establecer un entorno bien cuidado y materiales y actividades a través de los cuales su hijo pueda aprender o descubrir. Estamos allí para hacer preguntas que les ayuden a pensar a través de sus experiencias.

Pero el proceso de descubrir cómo funcionan las cosas, que las palabras tienen significado y que los números siguen patrones es un viaje que el niño debe hacer solo. Los adultos debemos estimularlos, presentarles desafíos y facilitar la comprensión. Nos enorgullece asociarnos con usted en este compromiso diario.